El mejor programa para editar fotos

Después de buscar y buscar programas para editar de fotos tuve la suerte de conocer este, Lightroom es un programa creado para fotógrafos, cuenta con una interfaz súper completa y sencilla.

En el nuevo espacio de blog, denominado “martes de tips”, voy a tratar de ayudarlos a ahorrar tiempo, contándoles situaciones personales y espero que puedan aprovechar toda esta información para mejorar sus tiempos de edición.

El primer consejo de hoy es “USAR CATALOGOS”

Los catálogos son la plantilla base del programa, cuando comencé a trabajar en Lightroom, solo tenía un catálogo gigante de miles y miles de fotos, lo cual hacia que mi computadora funcionara de forma lenta. Lo que no sabía en ese momento, es que los grandes catálogos tienen tendencia a corromperse, y lo peor que podría pasar seria perder todas las modificaciones que les hemos hecho a un archivo.

lIGHTROOM PROGRAMA.jpg

Luego de ver seminarios de Lightroom y escuchar de personas que saben mucho sobre este programa (Jared Platt, Kevin Kubota) descubrí que la mejor manera de trabajar en Lightroom es con catálogos independientes, un trabajo = un catalogo.

Son muy fáciles de crear, solo tenemos que abrir el programa y poner archivo/nuevo catálogo, las ventajas de trabajar de esta forma, me hicieron cambiar de opinión, no solo la computadora va a trabajar más rápido, sino que voy a tener todos mis trabajos organizados.

Cuando trabajamos con grandes cantidades de imágenes, es muy importante hacer back up de nuestros trabajos, el tener catálogos independientes me permite copiar el catalogo y guardarlo en un disco externo y no perder ningún cambio, ya que los catálogos almacenan toda la información de edición (todo lo que hagamos en el modulo de revelar va a estar guardado en la metadata del catálogo).

Trabajar de esta forma, no solo redujo los tiempos de edición, sino que me obligo a trabajar de forma ordenada.

Yo vengo utilizando esta forma de trabajo desde el Lightroom 3.3 y les aseguro que es un pequeño cambio que va a restarles varios minutos en sus tiempos de edición.