Durante 4 meses seguí a 7 bailarines y pude ver sus frustraciones, risas y dolores camino al baile de fin de año.

Trabajar en este proyecto me ayudo a encontrarme, volví a darme cuenta lo mucho que disfruto de la fotografía cuando hay personas en ellas.

Muchas gracias a Lu, Juli, Ale, Fer, Aldi, Jaz y Orne y sobre todo a Ailen la profesora de este hermoso grupo de personas que me dejo participar en sus clases 1 vez a la semana durante 4 meses.